Fresno County broke record heat as a heatwave scorched the valley in the summer of 2020 Credit: Larry Valenzuela

Lo que está en juego:

El calor, la sequía, los incendios forestales y las lluvias intensas afectan a los residentes del Valle Central de California que son inmigrantes, trabajadores agrícolas, que no hablan inglés y tienen bajos ingresos.

Prólogo: Esta historia es parte de una serie producida por Fresnoland y Central Valley News Collaborative, que explora el impacto del cambio climático en varias poblaciones dentro del centro del Valle de San Joaquín, particularmente las más vulnerables a estas condiciones climáticas extremas. Cassandra Garibay ayudó a informar esta historia mientras participaba en la beca de California 2022 del Centro Annenberg para el Periodismo de la Salud de la USC.

Mientras las temperaturas se elevaban hacia los 105 grados, Esther Fox, de 64 años, buscó refugio en el gimnasio del Centro Comunitario Ted Willis en Fresno.

Afuera, el aire húmedo dificulta la respiración. Pero dentro del gimnasio con aire acondicionado, que actúa como un centro de enfriamiento durante los períodos de calor extremo, Fox miró videos en su teléfono y sus tres perros se relajaron. Fox no tiene casa y vive en su auto.

“El auto se calienta mucho, incluso bajo la sombra”, dijo.

Fox no es la única que siente el calor en Fresno. Desde el 10 de julio las temperaturas se han mantenido en la zona de los tres dígitos. Ha habido 41 días por encima de los 100 grados este año. Fresno proclamó una emergencia local como resultado de la sequía. Y los incendios forestales han quemado casi 20,000 acres del Parque Nacional Yosemite este verano.

En el 2021, la temperatura de Fresno superó los 100 grados 69 veces, una cantidad récord de días para la ciudad. Estas temperaturas extremas, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, podrían provocar enfermedades relacionadas con el calor, como insolación y agotamiento.

Pero ese clima extremo afecta de manera desproporcionada a residentes como Fox, según entrevistas realizadas por Fresnoland y el Colaborativo de Noticias del Valle Central. Las comunidades vulnerables en el centro del Valle de San Joaquín soportan la peor parte de las condiciones climáticas extremas y sufren daños en su salud, así como la pérdida de ingresos y oportunidades laborales.

El cambio climático es un problema global

En los primeros ocho meses de 2022, la mayor parte del mundo ha experimentado condiciones climáticas extremas de una forma u otra.

En los Estados Unidos, los residentes de Pensilvania, Nueva York y Nueva Jersey sufrieron “condiciones peligrosamente calurosas” en julio, cuando las temperaturas oscilaron entre los 105 y los 110 grados. Durante la mayor parte de julio, las Ciudades Gemelas y gran parte de Minnesota operaron bajo un aviso de calor debido a temperaturas récord por encima de los 100 grados. El este de Kentucky tuvo dos eventos de lluvia de 1 en 1.000 años que causaron una inundación récord que abrumó comunidades enteras y mató a docenas de personas. Y la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos  está pronosticando una temporada de huracanes de 2022 superior a la media.

En todo el mundo, las olas de calor se han vuelto más frecuentes, más intensas y más duraderas. El mundo ya se ha calentado alrededor de 1,1 grados centígrados desde que comenzó la era industrial y las temperaturas seguirán aumentando si no se hace nada, según las conclusiones extraídas de las lecturas de temperatura recopiladas por estaciones meteorológicas en tierra, en barcos y por satélite de diferentes partes del mundo.

La mayor parte de Europa, incluidos Francia, España y Portugal, ha experimentado incendios forestales este año y los residentes del Reino Unido recibieron su primera advertencia roja por calor excepcional. Pakistán está teniendo lluvias más intensas de lo normal.

En todo el mundo, las personas más afectadas por estos fenómenos meteorológicos extremos son las comunidades vulnerables y de primera línea. En el Valle de San Joaquín, eso incluye a personas de bajos ingresos, inmigrantes, trabajadores agrícolas, personas que no hablan inglés y otras comunidades subrepresentadas que pueden experimentar desigualdades en acceso al agua potable, aire limpio, educación, oportunidades recreativas y actividades económicas.

La Dra. Mackenzie Yore, becaria clínica nacional de UCLA y residente de UCSF que trabaja con el FUERTE Project llamó a esto un “fenómeno global”.

“Las comunidades más afectadas por los efectos del cambio climático son, a escala global, las comunidades que menos contribuyeron al problema del cambio climático”, dijo Yore. “Y los efectos también están afectando a las comunidades que tienen menos recursos para protegerse”.

Los expertos dicen que las condiciones climáticas extremas experimentadas en todo el mundo (incendios forestales, fuertes lluvias y vientos, inundaciones y olas de calor) tienen algo en común: son el resultado del cambio climático, que está acelerando los patrones climáticos existentes en varias partes del mundo.

¿Qué significa el cambio climático para el Valle de San Joaquín?

De acuerdo con la Unión de Científicos Preocupados, las temperaturas más altas son causadas por una acumulación de gases como el dióxido de carbono y el metano, que atrapan el calor del sol, como en un invernadero, lo que lleva a temperaturas aún más altas, conocidas como calentamiento global.

Esta acumulación de gases de efecto invernadero, dicen los científicos, es el vínculo crucial entre el aumento de la temperatura y las actividades humanas. Debido a que el carbono producido por la quema de combustibles fósiles tiene una firma química distintiva, los científicos pueden determinar la fuente de los gases.

“En los términos más simples, el dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero en la atmósfera, como el metano, básicamente forman una capa en la atmósfera que atrapa el calor”, dijo Jane Baldwin, profesora asistente e investigadora de sistemas de ciencias de la tierra en UC Irvine. “Cuando aumentas la cantidad de gases de efecto invernadero, básicamente es como hacer que la manta sea más gruesa. Y así terminarás viendo temperaturas aún más altas en todo el mundo”.

Las simulaciones por computadora (modelos climáticos) muestran que la situación climática actual no habría ocurrido sin las cantidades masivas de gases de efecto invernadero liberados por los humanos. Los científicos dicen que si solo los factores naturales hubieran estado influyendo en el clima, habría habido poco calentamiento global durante los siglos XX y XXI.

Para California, el cambio climático significa temperaturas más altas, evapotranspiración (agua que se evapora o es utilizada por las plantas), sequías más prolongadas y severas, disminución de la capa de nieve, tormentas de lluvia más intensas, incendios forestales más frecuentes y extensos y aumento del nivel del mar.

Andrew Bollenbacher, meteorólogo del Servicio Meteorológico Nacional en la estación de Hanford,  dice que las altas temperaturas, la sequía y los incendios forestales crean un ciclo de retroalimentación en el centro del Valle de San Joaquín.

“Cuando tienes una sequía que permite que las temperaturas se mantengan por encima del promedio porque hay un contenido de vapor de agua muy bajo en los niveles más bajos de la atmósfera, que ayuda a soportar una cresta de alta presión, la cresta de alta presión crea un domo de calor, algo así como estar bajo una olla a presión”, dijo Bollenbacher. “Y eso permite que las temperaturas cercanas a la superficie se mantengan calientes y, a medida que el suelo continúa secándose, la frecuencia de estos eventos parece ocurrir con más frecuencia”.

En el Valle de San Joaquín, el promedio anual de temperatura máxima ha aumentado 1 grado desde 1950 y se proyecta que aumentará 4 a 5 grados a mediados de siglo, según la Cuarta Evaluación de Cambio Climático de California para el Valle de San Joaquín.

La evaluación encontró que si las emisiones de gases de efecto invernadero continúan aumentando a tasas altas, la mitad del valle experimentará temperaturas máximas promedio de más de 80 grados, y se prevé que la cantidad de días de calor extremo aumente de cuatro a cinco días por año a 18 a 28 días por año a mediados de siglo.

Las altas temperaturas reducen la capa de nieve en Sierra Nevada, un componente esencial del suministro de agua de la región. Pero también se espera que el calor catalice una temporada de deshielo más temprana, cambiando el momento en que el agua está disponible, haciéndolo más impredecible para los agricultores y las ciudades que dependen del deshielo, según la evaluación.

Se espera que las estaciones húmedas sean más húmedas, creando riesgos de inundación, y se espera que las estaciones secas se vuelvan más secas, lo que lleva a un mayor bombeo de agua subterránea, lo que históricamente ha resultado en que muchas personas, principalmente en comunidades rurales, de bajos ingresos y latinas, experimenten pozos secos y desafíos en la calidad del agua.

Se espera que las temporadas de lluvias sean más intensas, creando riesgos de inundación, y que las estaciones secas se vuelvan más secas, lo que conduce a un aumento del bombeo de aguas subterráneas, lo que históricamente ha resultado en que muchas personas, principalmente las de comunidades rurales, de bajos ingresos y latinas, experimenten pozos secos y desafíos de calidad del agua.

Estos desafíos, según la evaluación, se ven exacerbados por las decisiones locales; la agricultura intensiva y el desarrollo urbano han destruido el hábitat de plantas, animales y ecosistemas nativos que históricamente han protegido el valle.

Y la industria agrícola del valle también está amenazada por el cambio climático, ya que la disminución de la disponibilidad de agua y las altas temperaturas hacen que sea cada vez más difícil mantener la producción en los niveles actuales.

Las comunidades vulnerables son las más afectadas por el cambio climático

Cuando los pozos se secaron en East Orosi este año, en Okieville y Tooleville el año pasado y Tombstone en 2020, la mayoría de las comunidades de trabajadores agrícolas latinos lucharon por el acceso al agua y la pérdida de oportunidades de trabajo agrícola.

El grupo socioeconómico y racial de una persona a menudo dicta el impacto del calentamiento climático en sus vidas, es decir, su exposición al calor, así como las enfermedades, la mortalidad y los costos de energía relacionados con el calor.

Un estudio de 2021 de ciudades en el suroeste, incluidas Fresno, Bakersfield, Los Ángeles, San José y Sacramento, encontró que las poblaciones minoritarias, de bajos ingresos y de mayor edad tenían más probabilidades de sufrir de manera desproporcionada debido a las condiciones ambientales predominantes, como el aumento de las temperaturas.

 La evaluación climática para el Valle de San Joaquín encontró que el cambio climático ya está empeorando la vida de las personas en las comunidades rurales desfavorecidas del valle, especialmente cuando se trata de agua potable segura y calidad del aire.

Entre las causas de estas inequidades están las políticas pasadas que impidieron que las personas de color compraran casas en ciertos vecindarios, ausencia o limitación severa de espacios verdes en vecindarios de bajos ingresos y mayor proporción de superficies pavimentadas, así como federal, estado, así como políticas federales, estatales y locales que priorizan el uso de automóviles privados y han empujado las inversiones públicas y privadas hacia áreas predominantemente blancas y prósperas.

Los miembros de comunidades desfavorecidas también tienen menos probabilidades de tener fondos para pagar el aire acondicionado.

A lo largo del verano, cientos de residentes sin hogar de Fresno se agazapan bajo cualquier sombra que encuentran, algunos dicen que cuando hace demasiado calor, van al canal y tratan de refrescarse, usando baldes para traer agua fría. Varias personas informaron haber vomitado o desmayado en el pasado debido al sobrecalentamiento.

TD Thomas, de 58 años, dijo que su cuerpo se ha sobrecalentado varias veces y que acude al centro de enfriamiento en el Centro Comunitario Frank H. Ball para aliviar el calor. Sin hogar y sin automóvil, Thomas dijo que tener un lugar para refrescarse marca una gran diferencia. Había caminado las 1.2 millas desde Fresno Mission en G Street.

Ha estado sin hogar durante siete años y ha soportado muchos días calurosos en Fresno.

“No tienes adónde ir”, dijo. “Solo tienes que sacar lo mejor de lo que sea que haya”.

La serie explora el impacto del cambio climático en los residentes del área de Fresno

Fresnoland y Central Valley News Collaborative están explorando el impacto del cambio climático en varias poblaciones dentro del centro del Valle de San Joaquín, particularmente las más vulnerables a estas condiciones climáticas extremas.

Como parte de una serie ocasional, informaremos sobre cómo el calor extremo, el humo de los incendios forestales y la sequía impactan  la salud, los ingresos y los medios de subsistencia de los residentes del condado de Fresno.

Informaremos sobre cómo la sequía está afectando a los trabajadores agrícolas en el oeste del condado de Fresno; cómo el calor extremo está creando condiciones inhabitables para la población sin vivienda y los inquilinos sin aire acondicionado adecuado; y cómo una aparente falta de centros de enfriamiento en áreas rurales y no incorporadas del condado de Fresno ha dejado a los residentes vulnerables al calor.

Finalmente, la serie ofrecerá soluciones que otras áreas están explorando e información sobre cómo acceder a los recursos disponibles.

Si tiene una pregunta o una idea para una historia relacionada con el impacto del cambio climático en usted y su vecindario o tiene ideas sobre lo que le gustaría que hicieran los tomadores de decisiones locales con respecto al cambio climático. Envíe sus ideas a tips@fresnoland.org.

Support our nonprofit journalism.

$
$
$

Your contribution is appreciated.

Dr. Dympna Ugwu-Oju is the senior editor for Fresnoland.

Cassandra is a housing and engagement reporter with Fresnoland.

Leave a comment

Your email address will not be published.